Seguro de Incendio para Empresas

46

El Seguro de Incendio para Empresas se puede contratar como una cobertura específica o como parte de un seguro integral.

En el caso de tratarse de un seguro específico, estará más bien asociado con la posibilidad de proteger contra daños materiales producidos en obras o, por ejemplo, para la cobertura de depósitos de mercaderías o plantas de producción industriales.

Cuando el seguro es integral presenta la ventaja de incluir coberturas adicionales que amparan contra robo, hurto, vandalismo, rotura, sabotaje y hasta lucro cesante, que son otros daños ulteriores que pueden sobrevenir durante el incendio o después, como consecuencia indirecta de su ocurrencia.

Un buen seguro integral también debe incluir cobertura de responsabilidad civil por la eventualidad de existencia de perjuicios a terceros, ocasionados en circunstancia de la deflagración o su intento de extinción.

Por supuesto que en estos casos existe la posibilidad de recurrir a la justicia para deslindar responsabilidades, pero esto constituye un proceso lento y de resultado incierto, en cambio, contar con un buen seguro es algo más simple y con plenas garantías de solucionar los posibles reclamos con la asistencia patrimonial y legal de una compañía aseguradora.

Tal vez te interesa leer: El ABC del Seguro Integral de Comercio en 2020

Cobertura adicional por lucro cesante

Un incendio es de los peores siniestros que puede padecer una empresa en su historial, porque además de ocasionar daños severos a sus instalaciones, en general paraliza sus actividades durante un tiempo. Las pérdidas causadas por un incendio requerirán de un cierto plazo y de una considerable inversión para su restauración total.

Por esta razón, una cobertura adicional por lucro cesante es una opción interesante, que brinda a la firma un margen temporal para ejecutar las reparaciones y recomponer sus planteles.

Factores a considerar

Entre los costos y pérdidas generados por un incendio, hay que contemplar y afrontar los siguientes factores:

– Medidas de salvamento o evacuación motivadas por el siniestro

– Medios utilizados para extinguir, atenuar o circunscribir la propagación del fuego.

– Colapso edilicio total o parcial y demolición de sectores del edificio ordenados por la autoridad civil.

– Pérdidas o sustracciones sufridas durante el traslado de bienes y máquinas para ponerlas a salvo.

– Daños provocados por el humo en el mobiliario o en las instalaciones de refrigeración y calefacción o en el cableado.

La protección de tus bienes es fundamental, por eso te recomendamos consultar con nuestros asesores para informarte sobre la mejor alternativa y obtener cotización de Seguro de Incendio para Empresas y Seguro Integral. Somos Elegir Seguro.