Organigrama de una pyme, ¿cómo crearlo?

38

En cualquier empresa, independientemente de su escala, el organigrama es una representación gráfica sencilla de su estructura organizacional.

La importancia de contar con este esquema funcional radica en que facilita la planificación, así como la asignación de tareas y la identificación de los diferentes niveles de jerarquía correspondientes a su ejecución y control.

Si el organigrama está bien confeccionado, debe transparentar los distintos grados de responsabilidad que les caben a cada uno de los integrantes de la empresa, de acuerdo con la función que desempeña y el nivel que ocupa.

En el funcionamiento de las empresas grandes es imprescindible contar con un organigrama que refleje y consolide el orden de toda la estructura. Cuanto mayor sea el tamaño de la empresa, más complejo puede resultar su esquema organizativo y, por lo tanto, más necesario.

Las empresas más pequeñas, en cambio, de escala pyme, son unidades de negocios que cuentan generalmente con pocos trabajadores, bastante polifuncionales y con una injerencia muy directa de sus dueños en el mando de las operaciones.

Es por esta razón que algunos autores hablan, con algo de humor, pero con un fondo de crítica correcta, del “desorganigrama” de una pyme.

Diferenciación de las tareas

Si se pretende incrementar la productividad de la pyme es necesario profesionalizar sus equipos de dirección y organizar todas las tareas en forma compartimentada para lograr la mayor especialización de sus operarios.

Este constituye uno de los puntos críticos en la preparación del organigrama de una pyme: diferenciar el conjunto de operaciones y la responsabilidad que le corresponde a cada empleado.

Los criterios de diferenciación de las tareas suelen variar de una pyme a otra, según su actividad específica y de acuerdo con la visión de sus directivos.

Pueden diferenciarse las labores en función de los clientes, de productos, de localización de los mercados, de los procesos productivos. Lo importante es que la segmentación de tareas y responsabilidades implique una mejora orgánica de la estructura funcional.

Tal vez te interese leer: 5 Consejos para la administración de pymes

Conclusión

Los desafíos a los que está expuesta una empresa no dependen de su tamaño sino de sus objetivos y aspiraciones, y de la existencia o carencia de cualidades tales como su flexibilidad y actitud innovadora.

Es fundamental que una pyme disponga de un organigrama simple, flexible, con pocos niveles, con tareas bien diferenciadas y concretas, con responsabilidades claras y explícitas y con un control centralizado.

Un organigrama con estas características permite mejorar la comunicación interna y pone de manifiesto inequívocamente la cadena de mando.

Cumpliendo todos estos requisitos, la pyme tendrá garantizada su efectividad orgánica para producir con calidad y aspirar a la mejora continua de sus procesos.

Recuerda que toda la información que necesitas para hacer crecer tu pyme la encuentras con nosotros, somos Elegir Seguro.