Fianza de fidelidad en México: lo que debes saber

60

Si te preguntas cómo tu empresa puede garantizar el resarcimiento de daños patrimoniales causados por un empleado, debes conocer la fianza de fidelidad como protección ante actos delictivos. Existen diversos tipos y aquí podrás saber cual se ajusta a tus necesidades.

Una fianza es la garantía que asegura el cumplimiento de una obligación, mientras que una de fidelidad es aquella que rige sobre los delitos en contra de los bienes de una empresa en casos de robo, fraude, estafa, peculado o por abuso de confianza.

Tipos de delitos que ampara la fianza de fidelidad

Son los siguientes:

Robo:

Casos en los que una o más personas se apoderan de un bien del patrón o dueño de la empresa mediante el uso de la violencia, la intimidación o la fuerza.

Fraude:

Cuando un empleado obtiene beneficios económicos por medio de engaños y en perjuicio de la empresa.

Estafa:

Es un tipo de delito en el que el empleado se apropia de bienes o beneficios económicos por medio de un entramado de mentiras.

Abuso de confianza:

Sucede cuando un empleado hace uso de bienes muebles e inmuebles o dinero en su beneficio, aprovechándose de la confianza del patrón. Por ejemplo: al cobrar ventas y quedarse con el dinero o subrentar bienes inmuebles para servicios a terceros sin autorización.

Peculado:

Se refiere a la apropiación de recursos públicos por parte de funcionarios gubernamentales.

Tal vez te interese leer: ¿Qué tipos de seguros empresariales debes conocer?

Tipos de fianzas de fidelidad

Individual: Esta fianza garantiza al patrón ante el daño económico propiciado por los manejos ilícitos de un solo empleado -ya sea administrativo o de ventas- lo cual protege a la empresa por un monto específico y actos exclusivos de dicho trabajador.

Cédula: Se parece a la fianza de fidelidad individual, solo que en este caso incluye dos o más empleados que el patrón elija, según representen mayor riesgo por su actividad o por sus antecedentes.

Global: En este tipo de fianza de fidelidad se incluyen a todos los empleados administrativos y obreros, desde los de menor rango a los de mayor, con excepción de los vendedores y comisionados. Su monto es único para todos sin ser acumulativo.

Para vendedores: Garantiza el pago de daños económicos generados por manejos ilícitos de vendedores o comisionistas de la empresa. Abarca a todos los empleados de este tipo sin ser acumulativo y opera con un deducible sobre pérdidas de entre un 10% a un 20%.

General: Incluye a todos los empleados de una empresa –administrativos, obreros, vendedores y comisionados-. También puede dirigirse a un grupo particular de esta.

Combinada: Ampara contra daños, englobando un mínimo de 11 empleados de distintos departamentos –administrativos, ventas u obreros- por montos diferentes, con un tope máximo para el pago de reclamación y con un deducible del 10% sobre pérdidas.

Lo que no ampara una fianza de fidelidad

  • Delitos cometidos fuera de la vigencia de la fianza (antes o después).
  • Créditos otorgados a los empleados.
  • En los casos en los que no se pueda atribuir a algún empleado el delito.

Consulta con nuestros expertos de Elegir Seguro la fianza de fidelidad más apropiada para tus necesidades. Cotiza con nosotros.